¿Por qué siempre queremos lo que no tenemos?

¿Cuántas veces has sentido eso de que quieres algo que no tienes y, cuando al fin lo consigues, sigues sin sentirte feliz porque descubres que te falta otra cosa?


Por Daniel Beade


Ahhh… el eterno problema humano de la insatisfacción.

¿Por qué cuando conseguimos una cosa nos sentimos bien pero en el fondo, seguimos anhelando otra?


¿Por qué seguimos con la idea de que la verdadera felicidad y realización están en el futuro, CUANDO OCURRA TAL O CUAL COSA, y no en el presente?


Ayyy, es tan, pero tan normal caer en estos comportamientos relacionados con la insatisfacción...

 

¿Qué nos hace sentirnos felices? A partir de los datos del barómetro de la felicidad realizado en 22 países -entre ellos, Argentina-, el dinero queda lejos de los primeros puestos como procurador de felicidad.

 

El aspecto que, con diferencia, se considera más importante a la hora de declararnos felices es la relación con nuestros amigos y familiares (casi el 40% de los entrevistados lo cita en primer lugar). El dinero y las cosas materiales apenas es citado por un 8% de las personas consultadas.

 

Curiosamente, en el 90% de los países en los que se llevó a cabo esta investigación la felicidad se relacionaba mucho más con las relaciones personales que con la posesión de bienes materiales.

 

Si algo aparece también como un elemento importante para construir la felicidad personal es, sin duda, la relación con el trabajo y la disposición de tiempo de ocio.

En Argentina, el índice global de satisfacción con el trabajo se sitúa entre los más bajos de la muestra de países y a la cola de los países latinoamericanos. La cuestión parece centrarse en las amplias jornadas que los Argentinos dedican a ganarse la vida.


¿Parece algo contradictorio no crees?

Por qué queremos siempre lo que no tenemos

Los expertos sobre el tema, lo llaman el  'síndrome de la pieza faltante'. Es decir, tener el objetivo constante de conseguir ni más ni menos  eso que no tenemos, y que no está a nuestro alcance; o al menos que no nos resulta fácil conseguir.

En algunos casos, se llega a convertir incluso en una obsesión. Y la persona se centra exclusivamente en intentar conseguir eso que no tiene.

No sabemos disfrutar lo que tenemos

Nuestra mente nos juega a veces malas pasadas y en este caso del que hablamos, nos hace tener la tendencia a prestar más atención, de una manera selectiva a aquello que no tenemos y que nos costaría mucho alcanzar, así como la de no valorar lo suficiente aquello que sí tenemos, o que podemos obtener con cierta facilidad.

 

Es por esto por lo que en muchas ocasiones, nos quejamos de nuestro trabajo, del lugar donde vivimos, o de las relaciones que tenemos, por ejemplo, y vemos como ideales las que tienen otras personas.

 

Lo curioso de esto, es que no nos pasa sólo a algunos; nos pasa a todos. 

¿Cómo salir de este círculo desesperante de insatisfacción y desear más, y más y más?

 Para empezar, quizás no estaría mal centrar nuestra atención en lo que sí tenemos…en lo que sí que hemos conseguido. Es muy frecuente que se nos olvide, o no le prestemos atención a nuestros logros.

Para ello, sería necesario hacer un ejercicio consciente de todo lo que tenemos, lo que hemos podido conseguir. Podemos hacer incluso un listado por escrito, y dejarlo en un lugar donde podamos verlo con frecuencia. Esto, sin ninguna duda, nos hace más conscientes de lo que tenemos , nos sirve para aprender a disfrutar de ello, y además, para no quejarnos tanto por lo que no tenemos aún.

 No compararnos con los demás

Nos permitiría no desear cosas sólo porque las tengan otras personas. Lo ideal sería desearlas porque realmente nosotros las queremos. 

 Cuando te plantees una meta:  que sea realista, alcanzable y que de alguna manera se pueda medir. De esta forma, será más fácil saber qué pasos has de dar para conseguirla.

 Por último, cuando anhelemos algo que no tenemos, pero que lo deseamos porque lo hemos visto en alguien, vamos a preguntarnos para qué lo queremos, si realmente es algo que nos hará feliz ,  o si por el contrario es más probable que nos aburramos de inmediato, en cuyo caso, es mejor que empleemos nuestra  energía en otra cosa.

En nuestra mano está el dejar de vivir continuamente en un hipotético futuro mejor y llenar nuestro ser y nuestra vida exterior con cosas y experiencias irrepetibles desde el día de hoy.

¡Gracias por leer y hasta pronto!

Feliz Lunes, feliz vida.

Besos y abrazos.

Daniel.


LEER todas las reflexiones


Para consultas, podés escribirnos por Whatsapp al 1139384595 .

Puedes encontrarnos en:

FB: https://www.facebook.com/Modo-Virtual-101654341549244/

IG: https://www.instagram.com/modo.virtual/

YT: https://www.youtube.com/channel/UC2QQKDz5EKVg-mgiFeM5QUg

Conoce nuestra página web

www.modovirtual.com.ar

Reflexiones